sábado, 31 de enero de 2009

EL FUEGO

Si la semana pasada comentábamos "El Ocho", la primera novela de Katherine Neville, hoy lo hacemos con "El Fuego", la segunda parte, veinte años después, de aquella primera obra.
Decíamos la semana anterior que el éxito de aquel libro radicaba en la originalidad de entrecruzar dos historias separadas varios siglos entre ellas, para finalmente hacerlas coincidir en una trama actual. Hasta entonces no se había hecho nunca y de ahí surgió un Best Sellers.
Cuando oímos el viejo aforismo de "nunca segundas partes fueron buenas" tenemos en este segundo libro la total confirmación, ya que Katherine Neville parece limitarse a repetir las mismas pautas que le fueron bien antaño.
Casi todos los personajes repiten presencia aquí. Si cuando la Neville hablaba hace 20 años de las dificultades de dar vida a una obra con 64 personajes, ahora podría estar diciendo que como ya estaban creados se vio en la necesidad de crear otros tantos... con lo que su nueva novela se convierte en un maremagnum de nombres que dificilmente se recuerdan durante la lectura.
De nuevo sitúa la acción en diferentes épocas de la Historia, y de nuevo aparecen personajes históricos que participan activamente en un trama imaginaria. Pero lo hacen de una manera tan deslavazada, tan faltos de un verdadero significado o importancia sustancial en lo que nos cuenta que en varias ocasiones su inclusión parece totalmente gratuita. Totalmente prescindibles, para llegar a un final plausible.
Esto hace que la atención se disperse continuamente en historias paralelas, influyendo negativamente en la concepción global de la novela, disminuyendo la comprensión de la historia en sí. Y esta historia que nos cuenta es un calco, pura y simplemente, del libro anterior con el mismo argumento y parecidas situaciones. El factor sorpresa, que encandiló la vez anterior, brilla aquí por su ausencia, y nos encontramos con 543 páginas de "deja vue".
No me cabe duda que Katherine Neville ha realizado un ingente trabajo de documentación, (tiempo tuvo en 20 años). No solo eso, sino que a tenor de las 4 o 5 paginas de agradecimientos y reconocimientos a la infinidad de personas que la ayudaron y asesoraron sobre no uno, sino decenas de asuntos, que ella misma relata debiéndolos clasificar por temas, parece intentar a ultima hora echar algo de luz al increíble bodrio de libro que le acabo saliendo. Pareciera, de esta manera, que por cumplir con cada uno de los que le ayudaron, quiso dar cabida en el libro a todos ellos... y el resultado, desgraciadamente, es un pastel algo indigesto, que no cubre ni de lejos con las excelentes expectativas creadas alrededor de su nueva obra.
Fallecidos que finalmente no murieron; personajes que viven eternamente tras ingerir "tisanas" de las piezas del ajedrez; viajes por todo el orbe de la tierra sin sentido alguno, salvo el de incluir a etnias dispares, chamanes improbables, etc...; y hasta la aparición de una especie de "pelotón suicida" de vascos afincados en Washington o que pasaban por allí, que a Dios gracias, intervienen poco en esta "opereta"... Todo ello junto con demasiadas preguntas sin respuestas con cargo final a un Ajedrez de Carlomagno del que en 1.988 ya le había sacado todo el jugo.
Pero imagino que la pela... es la pela. En este caso los dolares de las ventas que no me cabe duda que ingresara a espuertas. Pero si hace 10 o 15 años cuando los lei, me encantó el primero, así como "El Circulo Magico" o incluso "Riesgo calculado", de este debo decir que me parece un libro totalmente prescindible y decepcionante.

viernes, 30 de enero de 2009

Hoy vamos de noticias

Ahí va la primera: "Los dueños del primer perro clonado comercialmente, es decir... previo pago de 155.000 $, "recuperaron" a su labrador Lancelot, muerto en 2.008". Pues resulta que un matrimonio de Boca Ratón (Florida-USA)... a los que por lo visto no les ha llegado la crisis... (! no deben tener "pelas" esos dos, no ¡) son también propietarios de otros 9 perros, 10 gatos y 6 ovejas... Y pregunto yo... ¿Y si se les mueren también los otros animales?... A mi me sale una factura 3.875.000 $ en clonaciones... cantidad que yo no levanto todos los meses. ¿No sería mas fácil comprarse otro perro y ya está? ¿Que opináis los que tenéis animalitos? ¿Pagaríais esa burrada por "recuperar a vuestras mascotas?
La segunda: "El Ebro se desborda a su paso por Aragón, con 1500 hectómetros por segundo de caudal". Pues nosotros, desde el Levante español, acostumbrados a la sequía y a la insolidaridad con el tema del agua, nos alegramos mucho por ellos... y por los catalanes del delta... ! Como si se la beben toda. ¡
Otra mas: "El sexo de pago también entra en crisis. La prostitución tampoco se muestra ajena a la crisis económica y una meretriz ecuatoriana avisa en el reportaje que en los últimos meses comenzó a notarse una mayor presencia de nuevas prostitutas españolas, con lo que desde entonces el negocio es un desastre. Además los clientes suelen tirar a la baja." (¿¿¿¿¿?) No tengo mas remedio que, preocupado, volver a leer la entrevista a la ecuatoriana... y ! Menos mal...¡... leí mal la primera vez... y entendí "suelen tirarse a la baja". Ya estaba yo preocupado por alguna diminuta señora, ahí... trabajando a destajo... Nuestra ecuatoriana aclara que cuando los hombres van a pedir un servicio, quieren lo mismo de siempre (¿¿¿¿¿?)... pero por menos dinero. ¿Como era aquello....? Ah, sí... la cosa de la jodienda no tiene enmienda.
Y la ultima: José Luis Nuñez, alias el chaflanes, ex-presidente del BarÇa, va y hace unas desafortunadas declaraciones a la prensa con referencia a la mala situación por la que atraviesa el Real Madrid. Va el tío y dice " No hablaré del Real Madrid... pero ultimamente esa sociedad deportiva está en franca decadencia... Oiga... dicho con todos los respetos... eh." No "fotres" Josep Lluis... si no querías hablar del Madrid, haberte quedado callado... cullons. Pues verás, nosotros, los seguidores del Real Madrid pensamos lo mismo de ti.... estás también "mú decadente." Sí hasta nos habíamos olvidado de que existía... pero escolta tú... dicho con todo el respeto...eh. Josep Lluis tenias una magnifica ocasión de quedarte calladito, maxime cuando esto de los resultados deportivos va por barrios, y puede que el año que viene vosotros esteis peor que el Madrid. ¿O no te acuerdas, Josep Lluis, de vuestras dos ultimas temporadas...? qué ni la Copa de Cataluña... Josep Lluis...
Para terminar, comentar la foto que se me ha ocurrido colocar hoy como decoración. Me ha llegado en un correo y se trata de un cartel de la Feria del Libro. Increíble composición fotográfica, pensé. Y el poema de Pablo Neruda que lo acompaña tampoco esta nada mal.
Pues ahí os la dejo.

jueves, 29 de enero de 2009

Sube y baja.

Mi propuesta de siesta echada a perder y mi frustración anidando en mi animo. Y todavía podía ser peor... porque tal y como comentaba MªCarmen hace unos días, el albergue siendo coqueto, pintadito de rosa como una casita de muñecas, tenía una trampa escondida en su interior... unas escaleras penosas de subir. Estábamos hospedados en la segunda planta, con lo que pesadamente subimos a nuestros cuartos a por las ropas sudadas. Bajamos de nuevo hasta la baja, para acordarnos allí que los lavaderos estaban situados una planta mas abajo. Las dos lavadoras y la secadora estaban rodeadas de una infinidad de peregrinos que esperaban turno. Aquello era una lucha sin cuartel por coger sitio, con lo que la previsible opción de perder nuestra tarde peleándonos con extranjeros por el turno de la colada, o de ver como daba vueltas el tambor del aparato como todo espectáculo, decidimos lavar a mano... pero ! Ay, qué risa ¡ !! No he bajado el jabón lagarto...¡¡ Con las piernas hechas fosfatina, con el cocido maragato aún bamboleándose en mi interior, con el sopor que siempre entra tras una comida copiosa, con mi frustración a cuestas... de nuevo tres pisos para arriba.
Como todo lo que sube, baja inexorablemente... de nuevo tres pisos para abajo, para ya definitivamente ponerme a fregotear la ropa como una "Mariquita Perez cualquiera".
Colada hecha y... ! ay, qué risa ¡ !! No cogí suficientes pinzas para tender ¡¡ Con lo que las ultimas prendas quedaron colgadas según cayeron sobre la cuerda sin mas sujeción. La terraza donde tendimos tenía unas vista soberbias y la gente hacía tiempo tomando el sol, escribiendo o charlando en grupitos. Nosotros tres hicimos otro tanto, comentando lo que haríamos mas tarde en la visita turística a la ciudad. Luego pasamos a preparar la etapa del día siguiente, pero como yo no llevaba encima la guía del camino (mis dos vascos, conmigo, nunca han necesitado apuntes de las etapas pues confían en mis dotes organizativas)... tres pisos para arriba nuevamente para hacerme con ella... y vuelta a bajar.
Una hora después, ya con todo programado y estudiado en cuanto a intendencia y con la ropa ya seca... pues... !! Sí,... habéis adivinado ¡¡... para arriba de nuevo a dejar las prendas y coger el jersey... y otra vez abajo hasta la calle... Fue en ese momento en que caí en la cuenta del porqué las monjitas habían abandonado aquel convento... PORQUE NO HABÍA ASCENSOR...COJONA !!
Me las imagine, ya ancianas y castigadas por tanto rezo, subiendo, bajando, volviendo a subir cada vez que llamaban a maitines, a cuartas, a nonas, a vísperas, a comer, a cenar, a merendar... a tomar por culo con el convento (debieron pensar y luego confesarse)... que nos pongan un ascensor o nos vamos a otro, y sí no... se lo dejamos a los gilipollas peregrinos y que arreen ellos.
Y así se hizo. Solo los peregrinos quedaron en la casona rosa, subiendo y bajando todo el día... y yo desgraciadamente era uno de ellos... y por mi mala cabeza, uno de los mas activos en eso de subir y bajar. ... Uno de los mas gilipollas... de los que mas subían... vamos.

miércoles, 28 de enero de 2009

La comida en Astorga

Ahí estábamos los tres, extasiados ante la fuente de carnes. Nos pusimos manos a la obra de despachar aquella extraordinaria comida. Yo, con mis problemas en la boca, lo fui haciendo mas lentamente, ya totalmente convencido de que no se trataba de dolencia de alguna raíz infectada, ni de caries, sino de una herida en la encia provocada por algún trozo del duro pan de la zona, estilo de pan gallego, con demasiada miga y corteza oscura y muy dura.
Poco a poco fui sacándole la sustancia a aquellas carnes solidas, compuestas por chorizo, tocino, morcillo de vaca, relleno o pelota, gallina, oreja, pata y morro de cerdo, y finalmente cecina de vaca, tal y como ha de ser este plato fundamental de la cocina maragata y que ellos enarbolan como si de una bandera se tratara como una de sus mas señeras señas de identidad.
A continuación, casi despachadas las carnes y mientras aún pringábamos pan con tocino, nos trajeron otra enorme fuente con garbanzos y verduras, en este caso col o berza, de los que fuimos dando cuenta, entre comentarios de admiración y reconocimiento.
Y cuando nuestros estómagos daban ya muestras de seria implosión, apareció una sopera, que no creo que se pudiera saltar un gitano, con un espeso caldo de fideos, entre los cuales también nadaban algo de arroz y miga de pan. Nos costó un triunfo acabar todo aquello, pero lo fuimos consiguiendo poco a poco, dosificándonos mucho, con paradas entre cucharada y cucharada, adecuando nuestras respiraciones, tal y como ya habíamos aprendido a hacer al subir alguna cuesta.
Cuando ya creíamos haber terminado... llegó el turno del postre que, por estos lares, consiste tradicionalmente en natillas con roscón casero maragato, un esponjoso y delicioso bizcocho que me tragué sin siquiera acordarme de mi diabetes ni de mis muelas. Y como colofón a tan pantagruélica comida... una queimada con su orujo aún llameando en su tacitas de barro, y de las que acompaño foto para adornarme en el lance.
Acompañando la cuenta, a 19 € por cabeza que me parecieron irrisorios por la cantidad, originalidad y calidad de la comida, dejaban un pequeño panfleto en el que figuraban todos los ingredientes del cocido y que hoy, pasados ya varios meses, me ha servido para enumeraros, sin dejarme ninguno, todos los componentes de la comida.
La sobremesa sirvió no solo para que nuestros estómagos se recuperaran del aluvión de viandas ingeridas, sino que nos dedicamos a charlar de nuestras, y sobre todo, observar a los comensales de otras mesas que seguían comiendo y haciendo pequeñas paradas, igual que lo habíamos hecho nosotros minutos antes, para acabarse sus platos.
Lo siguiente que tocaba para que el día fuera realmente redondo, era una siesta. Mis compañeros secundaron mi propuesta por unanimidad, con lo que tras levantarnos nos fuimos encaminando, pesadamente hacia el albergue. Pero por el camino nos acordamos que nuestras ropas aún seguían sucias, sudadas y tiradas junto a nuestras mochilas en la habitación. Creí morirme al caer en la cuenta de que mi siesta peligraba... con lo que empecé a hacerle la "rosca" de manera subliminal a Esperanza con la intención de que se apiadara, y fuera ella la que se encargara de nuestra colada. Fue en ese momento en que descubrí que mi vasca albergaba cierto carácter rencoroso. Una especie de puntito vengativo... Y con una sonrisita torcida, que no me gustó mucho, me recordó que había estado haciendo mofa y escarnio de sus sobres de medicamentos, de su menstruación, tal vez de su menopausia... y que durante toda la mañana había caminado en cabeza impidiéndole, como ella gustaba, desarrollar su ingente verborrea conmigo.
Me tocaba hacerme yo mismo mi colada... y horror... a su lado... escuchando todo lo que se le había quedado por decirme durante la etapa.

martes, 27 de enero de 2009

! Vaya fin de semana ¡

Fin de semana complicado el que hemos pasado. El que no se nos llevara a todos definitivamente el viento constituye ya un verdadero éxito. No todo iban a ser "ciclogenesis explosivas" que es como han llamado a esta, nuestra tormenta perfecta. Una nueva amiga se ha unido a nuestro blog a raíz de las crónicas semanales de libros. Y no podía ser con otro que con los del amigo Stieg Larsson. MAR es el "nic" de una compañera de MD que también ha caído en las redes literarias del entretenido sueco, y a la que, como he hecho siempre con nuevos lectores de mi bitácora, doy mi mas calurosa bienvenida. Tiempo tendrá de ir conociéndonos a todos los incondicionales que nos damos cita aquí... Y yo, queriendo mantener su nombre en el anonimato, pero a la vez queriendo rendirle un pequeño homenaje pongo su foto donde ella podrá reconocerse entre el ramillete de bellezas que hay en ese despacho.
Y del fin de semana solo salvaré el rato que pasamos Nora, Rafa y yo, trasteando en el ordenador, en casa de los dos primeros. En la foto de abajo se les puede ver, con cara de satisfacción enredando en su propio blog. La posterior cervecita (creo recordar que fueron dos, y esta vez, para variar, en dos bares diferentes) ya se ha convertido en habitual. Una vez Rafa esté totalmente recuperado, creo que, de ser posible, deberíamos institucionalizar estos encuentros para siempre. Del tratamiento con el "bicho" de la cabeza, en el momento de editar esta entrada se habrá cumplido la ultima sesión de tomoterapia. Y aunque aún no se sabrán los verdaderos resultados hasta dentro de un mes... todo hace indicar que "desarmado y cautivo el ejercito del bicho..." Ha tenido que ser una victoria de nuestras huestes en toda la regla. Eso seguro. Ahora toca volver a empezar con el bicho del colon... pero ese no nos dura ni un asalto.
Otra de las cosas a reseñar del pasado y huracanado "finde" fue la dedicación de MD a su recién creado blog, y como nos dejó a todos la reseña de una película la mar de simpática que conseguimos que nos bajaran de internet, titulada Peregrinos.
De como nos enfadamos a la hora de hacer la entrada de la película, por mis continuas intrusiones y correcciones de estilo... no hablaré. Ya se encargará ella misma de ponerme a caldo en cuanto se suelte. Ayudada, como no, por el inmediato comentario de Rafa Gambin, que tardó muy poco en darle "ideas" poco constructivas a mi modo de ver. De un amigo... siempre se espera que te apoye incondicionalmente en todo. No que achuche en contra tuya al personal femenino.... La verdad, no me esperaba eso de mi mejor amigo, y solo me consuela pensar que la próxima cervecita le toca pagarla a él... y pienso hacerle sangre pidiéndome un bolsa de patatas de la Pilarica (de las de toda la vida).
Mañana miercoles, de nuevo regresaremos con mis peripecias en el Camino. Estas pequeñas paradas que hacemos de vez en cuando comentando otras cosillas, me devuelven la inspiración y las ganas de seguir relatando mis paridas jacobeas.

domingo, 25 de enero de 2009

SPANDAU BALLET

Uno de mis grupos favoritos de hace ya algunos años. Siempre con muy buenas canciones... seguro que a todos os suena. Con esta en concreto dan ganas de ir preguntando en la cola del mercado a todas las señoras... "¿Bailas? ¿no? ¿Salimos entonces al jardín? ¿tampoco? ¿Entonces de "lo otro" ni siquiera pregunto, verdad?
Que la disfrutéis

TRUE

sábado, 24 de enero de 2009

EL OCHO

El libro de Catherine Neville, escrito en 1.988 y editado en España en el año 1.994 por Ediciones BSA, nos cuenta en sus 859 paginas como en el año 782 el Emperador Carlomagno recibió un fabulosos presente de Ibn-al-Arabí, gobernador musulmán de Barcelona, un juego de ajedrez de oro y plata engastado en exquisitas joyas.
A partir de esta premisa la autora pergeña una historia que confiere a aquel ajedrez un carácter mágico, ligado a la alquimia, la masonería y los poderes cósmicos (aunque solo a modo de referencia pues todo ello no aparece nunca en el libro). La posesión de aquel juego junto con sus treinta y dos piezas, confería tal poder a su propietario que resultaba sumamente peligroso, pues infinidad de personajes mataron por hacerse con él a lo largo de la Historia, de tal modo que había sido secretamente escondido y enterrado en una abadía del Pirineo vascofrancés durante varios siglos.
En 1790, en plena Revolución Francesa, de nuevo volvió a salir a la luz y, dentro de la trama de la novela, de nuevo improbables personajes como Napoleón, Robespiere y hasta Casanova, Voltaire, Newton, Jefferson o Catalina la Grande, maquinaron la manera de apoderarse del tablero y, como si de una partida de ajedrez se tratara, sacrificaban piezas e incluso cometían crímenes con tal de ganar una partida que consistía en lograr par si el poder que confería.
La acción transcurre a caballo entre nuestros días, en que una experta informática, Cat Velis, se ve involuntariamente mezclada en la historia y devenir de las piezas, y las peripoecias sufridas por las monjas de la abadía de Montglane, tras la toma de la Bastilla, para poner a recaudo el peligroso juego.
Los personajes, tratándose de un juego de este tipo, son casi todos expertos ajedrecistas, o se mueven en los ambientes de los Torneos internacionales, adquiriendo la personalidad y nombre de los diferentes escaques. No falta tampoco la historia de amor entre la informática y un gran maestro ruso.
El libro leído en la época de su edición y salida al mercado, hace ya mas de 20 años, tenía cierta originalidad... quien da primero... Pues a partir del éxito de esta obra se escribirían miles con las mismas premisas... personaje que de forma involuntaria se pone en peligro de muerte; compañero de aventuras con el que se acaba iniciando un romance; un sin fin de personajes secundarios que, a pesar de ser muchos de ellos históricos, no se tiene reparos en incluir en la trama inventada haciéndolos participar activamente en ella; y en fin, el orden mundial tambaleándose y pendiente de un hilo. Y todos estos condimentos entraban en este refrito, lo que supuso una novedad, aclamada por infinidad de lectores, provocando que el libro se convirtiera en Best Seller y su autora en una conocida autora de éxito.
Para terminar contaré que una vez revisitado este libro, y leído su continuación, de la que escribiré la semana próxima Dios mediante, mi incipiente novela sufrió un brusco parón y colapsó cualquier atisbo de inspiración que yo tenía hasta el momento... pero esa es otra historia bien diferente.

viernes, 23 de enero de 2009

! Qué desilusión ¡

! Qué desilusión, ¿verdad? ¡
Todos esperando hoy una receta de cocina... y voy yo y edito esto...
Aúnque la verdad, no sé muy bien como se ha podido liar la cosa de esta manera. Yo no prometía "Receta de cocina"... sino "Sorpresa culinaria". Si, si... id mas abajo y comprobadlo vosotros mismos.
Dejo para el martes el relato de la continuación de aquella estupenda comida. E incluso tengo pensado enumeraros los ingredientes de que estaba compuesta, ya que en la fotografía podrían no reconocerse todos.
De cualquier modo, siento deciros que no soy ni Ferrán Adria, ni Karlos Arguiñano.
En cuanto a la receta del cuscus... mi madre se murió sin dejar por escrito el secreto de su "toque" que hacía el suyo tan especial. Por no dejar, no dejó ni hecho el testamento. Ella que pasó media vida en juzgados y rodeada de abogados... ni se le ocurrió...pero esa es otra historia.
Para paliar el desengaño sufrido tras la entrada de hoy, y aprovechando el reciente blog abierto a nombre de MD, lo utilizo para dar una receta culinaria (Ahora sí que he escrito "Receta")
Poco es. Y ademas no es casera, tal y como suspira MªCarmen... pero algo es algo.
El motivo de utilizar el blog de MD, es también para lanzarlo de una vez. Para tratar de darle alguna utilidad en espera de que sea ella misma la que se suelte y empiece a escribirnos algunas cosillas. A priori, lo veo dificil. No es persona dotada para la literatura a pesar de ser "de letras". Tampoco es propensa a contar sus interioridades (... y voy yo... y lo titulo "elcorazondemd") Máxime cuando estos días parece que haya vuelto a su juventud... No, no se ha comprado ningún anti arrugas de Margaret Astor... Mas bien parece que haya vuelto a la Facultad, pues anda la mujer enfrascada en el estudio de las Leyes procesales, Derecho Mercantil y otros libracos mas, preparandose para (parece) su inminente iniciación en la procuradoría legal.
Pues nada... Ahi se queda el nuevo blog. Para acceder a él... su dirección: http://elcorazondemd.blogspot.com o simplemente pinchando en los Favoritos de este blog en el enlace correspondiente.
Y el que quiera un cuscus, el que realmente no pueda vivir sin comerse uno... no tiene mas que acudir, previa reserva, a un restaurante arabe o a cualquier otro en que dentro de su carta figure el "cocido moraco". !! Buen provecho ¡¡

Cocido Maragato

! Genial ¡ He conseguido hacer coincidir y colocar la foto para el fin de semana. De esta manera, si durante el "finde" no dan nada bueno en la tele... si tu equipo de fútbol va perdiendo... o si hace demasiado frío para salir a la calle, no hay mas que conectarse con el ordenador y extasiarse ante esta maravilla culinaria... De acuerdo que para ello hubo de suceder una especie de holocausto porcino, pero... y lo bonita que queda... y lo bueno que estaba. Paso a relataros...
Una vez cambiados, bajamos los dos pisos y salimos a la calle. Desde hacía al menos dos años yo soñaba con meterme entre pecho y espalda un Cocido Maragato en cuanto pisara esta comarca.
Tenía delito que tras esperar dos años al menos, precisamente ese día yo tuviera dolor de muelas y no pudiera masticar, paladear, degustar, convenientemente el jodido cocido.
Afortunadamente no tuvimos que andar mucho, ya que en la siguiente plaza, a menos de doscientos metros del albergue, nos dimos de bruces con un restaurante llamado Casa Maragata II. Eso hacía suponer que debía existir otra Casa Uno, pero como la ocasión la pintan calva, no investigamos mas y nos metimos dentro dándonos empujones y codazos para ser el primero en sentarse. El local estaba decorado primorosamente, con toda clase de artilugios antiguos de labranza. La selecta clientela... de la de traje, mantel y servilletas de tela nos miraron sin interés al comprobar que eramos uno de tanto miles de peregrinos que deben pasar por allí atraídos por la novedad de una pitanza diferente al ordinario Menú del Peregrino.
Un camarero estirado nos dirigió hasta el interior del restaurante y nos dio mesa sin siquiera preguntarnos que comeríamos. Allí... peregrino que aparece... cocido maragato y no se hable mas.
Mientras esperábamos la comida, y aunque era improbable que me asaltara el "periodo" o la menopausia, le pedí otro sobre de medicamento a Esperanza. Intentó iniciar la consabida explicación de que no era recomendable abusar de las medicinas, toda vez que hacía apenas dos horas que había ingerido el primero, pero ante mi cara de pocos amigos y gesto imperativo, me lo ofreció con un mohín que venia a decir calladamente "La autoridades sanitarias advierten..." Yo no hice caso y en cuanto llegaron las bebidas... para adentro con el segundo.
Inmediatamente otro camarero, este muy jovencito e igual de estúpido que el primero, apareció con la fuente de carnes que tenéis ante vosotros. De espectáculo se puede calificar aquello.
Para los neófitos, deberemos explicar que el Cocido Maragato tiene la particularidad de comerse al revés de cualquier cocido. Tiene origen esta especial manera de comerlo en la Edad Media, en tiempos de Reconquista contra los moros según algunos... Otros sin embargo creen que tuvo su origen durante las Guerras Napoleónicas, cuando los gabachos nos invadieron a traición con la excusa de ir a Portugal. (Se veía venir... porque ¿qué hay en Portugal aparte de paños baratos?)
El caso es que los nobles de aquellas épocas estaban hasta los mismisimos co... de que cuando empezaran a comer, en plena sopa de fideos como es costumbre, apareciera las tropas enemigas pidiendo guerra y ya comidos. Ellos nunca conseguían llegar a probar la carne, pues debían salir en zafarrancho de combate para lidiar en la batalla. Hasta que decidieron que, para solventar eficazmente aquella mala e insana costumbre de moros o franceses... guerra psicológica, creo que lo llaman... decidieron sagazmente invertir el orden de sus comidas. Primero la carne, luego los garbanzos y si viene el enemigo... ¿A quien le gusta la sopa...? A nadie... pues eso. !!Qué inteligentes ¡¡ Y yo que pensaba que eran gilipollas llamándose maragatos... habiendo tantos otros nombres mucho mas bonitos.
Hoy día las cosas han cambiado mucho. Moros... no esperábamos ninguno, a no ser algún magrebí que nos vendiera copias piratas de películas de DVD que luego no se pueden ver. Y en cuanto a los franceses... después de haberse levantado sobre las 5,30 y habernos despertado a todos en el albergue, debían haber comido aproximadamente a las 12,30 y ya dormían la siesta (que debe ser lo único bueno que sacaron en claro de aquella invasión, aparte de expoliarnos todos nuestros tesoros de interés)

jueves, 22 de enero de 2009

Rectificando... que es gerundio

Bueno... si... esto... !Ah, si ¡ Lo escribí mal por ver si estabais atentos... y ya está.
Efectivamente... era Moisés. Son lapsus debidos a que escribo en "directo"... y es lo que tiene... Aunque tampoco era manco el tal Noé construyendo Arcas, y dando lugar después a un prospero negocio naviero...
Queda convenientemente rectificado en la entrada de hoy. Y muchas gracias compañeros por seguirme todos los días, estar tan atentos a mis paridas, y sobre todo querer que la cosa esté perfecta. De nuevo Gracias.
PD: Mañana sorpresa culinaria

Albergue Siervas de María

En mi afán de servicio a la Comunidad y la Sociedad Civil en general, hace algo mas de un año creé este sencillo, y a la vez sin par, pequeño blog personal. Hoy es un día de esos que este blog puede servir a todos aquellos que ya sienten empacho de la toma de posesión del cargo de Barack Husein Obama. Huir, aunque sea solo por unos minutos, del bombardeo exagerado que todos los medios de comunicación están ofreciéndonos, tanto ayer como hoy. Si bajara Jesucristo, para dar una rueda de prensa o Noé (rectifico... Moises) volviera a realizar su truco de abrir los mares... seguro que no les harían ni la mitad de caso que al fulano este. Démosle un par de años y ya veremos que resulta del negrito y si no es mas que humo lo que nos están queriendo vender aquí y al otro lado del Atlántico.
Y yo sigo con mis aventuras. Puede que no vaya a solucionar todos los problemas del mundo con la varita mágica que se le presupone a Obama, pues no la tengo (y el tampoco, desgraciadamente) pero al menos intento dentro de mis posibilidades entretener a mis parroquianos. Y continuando con esas aventuras, ahí tenéis el "coqueto" albergue de las Siervas de María, como se llamaba. Resulto que aquel edificio pertenecía a una congregación religiosa, un convento concretamente. Quedaban solo cuatro monjas, ya muy mayores, que casi no podían mantenerse por si mismas. Con lo que el obispado decidió dispersarlas entre otros conventos de la orden, y de alguna manera el edificio acabó convertido en albergue de peregrinos.
Pero nadie reparó en que su fachada, con esa pintura rosa pálido, de tonos pastel, como si de la casita de la Barbie se tratara, no estaba acorde con los aguerridos y curtidos peregrinos que hasta allí vendrían a morar. Allí, recuperando el resuello tras la tremenda subida anterior, me fui haciendo el animo de que pasaría la noche en casa de PinyPon. Pero las ganas de descargarme de la espalda la mochila y tomarme una ducha caliente pudieron mas que el primer conato de huida hacia otro albergue, tal vez mas alejado.
Subimos las escaleras y nos encontramos al fondo de un largo pasillo con un hospitalero holandés poco simpático que nos fue tomando los nombres. Inmediatamente detrás llegaron unas jabatas alemanas, mas altas y grandes que un armario ropero de tres cuerpos y al minuto un par de jovenes japoneses, mucho mas pequeños, mas monos.... ideales para hacerse un llavero.
Una vez inscritos, una especie de ayuda de cámara de origen sudamericano nos acompañó por las instalaciones hasta dejarnos en el cuarto que nos había tocado. Puede que parezca excesivo que el "Valet de chambres" nos hiciera los honores de la visita guiada, pero el edificio se las traía... con lo que la ayuda no era un lujo sino una necesidad. Para empezar, constaba de planta baja donde estaban ubicados tanto la recepción, como la cocina y comedor, la sala de curas y una enorme y vistosamente amueblada biblioteca. Dos plantas mas de habitaciones, con sus correspondientes baños y duchas. Y finalmente una planta aún mas baja que la anteriormente descrita, no diremos que sótano pues todo era exterior, donde se lavaba la ropa, se tenía salida a un jardín y aun existía una terraza intermedia donde se tendía la ropa.
Todo el edificio, en su parte trasera, daba al enorme terraplén que habíamos subido al llegar al pueblo, disponiendo de esta forma de una espectacular vista de parte de las murallas, toda la vega del Tuerto y por supuesto de San Justo de la Vega a solo un par de kilómetros. Cada cuarto tenía asignado un nombre de ciudad Jacobea, habiendonos correspondido a nosotros el de "Santo Domingo de la Calzada", habitación para cuatro personas muy limpia y cuidada, así como el conjunto del albergue, donde aún se veía la mano de las monjitas.
Confortablemente instalados en aquella "pocholada" rosácea, nos dirigimos sin mas demora hacia las duchas, donde dejamos correr por el desagüe todo el cansancio de la jornada. Teníamos hambre y decidimos dejar la colada para mas tarde y buscarnos un buen restaurante para comer. ¿Del dolor de muelas? Aunque no había remitido, se podía decir que no había ido a mas que ya era algo... ¿Sería verdad que la medicación para la menstruación iba a sacarme del apuro? Eso aún estaba por verse. Aunque a raiz de los jocosos comentarios de nuestro Vecino de Abajo aparecidos en blog de Rafa Gambin, estoy por callarme el desenlace y evitarme los "cachondeitos almerienses."

miércoles, 21 de enero de 2009

Llegada a Astorga

Tras cruzar el río Tuerto, a la salida del pueblo, tuvimos a la vista Astorga de la que nos separaban un par de kilómetros en linea recta siguiendo la carretera. Pero algún listillo debió pensar que aquello resultaba demasiado fácil y una flecha nos desvió hacia el campo. Tras un corto trayecto encontramos un área de descanso junto a algún antiguo albergue, cerrado en la actualidad. Como debería estar mi boca y mi cabeza con el asunto del dolor de muelas, que al encontrarnos allí a la joven alemana sevillana comiéndose un bocadillo, apenas si la saludé de pasada, casi sin hacerle el menor caso olvidándome que hacía solo una hora la misma chica me había producido una apasionada taquicardia y mis ojos casi se habían salido de sus órbitas al verla por primera vez. Es lo que tiene el amor... que esta en el aire... y el simple soplo de una ligera brisa o un dolor de muelas, trastoca cualquier buena intención.
Continuamos por aquel sendero de tierra hasta alcanzar un pequeño polígono industrial con alguna fabrica, luego algunas viejas casas abandonadas amenazando ruina, para encontrarnos con un pequeño puente romano de piedra sobre un ramal del Tuerto. ! Estaba claro ¡ El motivo de aquel rodeo que acabábamos de dar, alejándonos de la carretera, no era otro que pasar por el dichoso puente, Una vez hecho esto, (la foto junto al puente es mudo testigo) el sendero giraba drásticamente a la izquierda para llevarnos de nuevo hasta la referida carretera, única manera de poder salvar el complicado entramado de vías férreas de la Estación de Renfe que se encontraba en la zona.
Desde donde nos encontrábamos podíamos ver, bien arriba, las murallas de la ciudad, los tejados de infinidad de edificaciones, entre ellas varias iglesias y conventos, así como las cúpulas del Palacio Gaudí y las agujas de la Catedral. Aquello tenía todos los síntomas de que acabaríamos el día subiendo alguna cuesta. !! Y vaya si subimos ¡¡
Antes fuimos sorteando varias rotondas, pasamos por una gasolinera, otra rotonda... y de pronto comenzamos a ascender una pronunciada cuesta. Nos costó bastante, pues en el final de una etapa, cuando ya casi estás viendo las duchas, cuando ya casi puedes oler la comida que te espera en el plato, una nueva dificultad de esta índole rompe todos los esquemas y hace temblar las piernas hasta del mas fuerte.
Llegamos hasta una nueva calle, poco antes de pasar a través de una antigua puerta de las murallas llamada Puerta del Sol, pensando que ya habíamos subido todo lo habido y por haber, pero no era nuestro día. Al menos no era el mio. De nuevo un giro indicado con una flecha nos ponía ante la verdadera cuesta de aquella etapa. !! Que subida, señor ¡¡ No es que fuera muy larga, apenas unos doscientos metros. Pero... como sería de empinada que a lo largo de aquel trayecto encontramos hasta dos señales de trafico indicando que la pendiente era, primero de un 20%, para unos metros mas adelante señalizarla con un 22%. ¿Como llegamos hasta arriba?
Y sobre todo ¿como llegué yo en mi lamentable estado? La verdad es que no lo sé... pero llegué, y justo allí, en lo alto de la cuesta, vimos el albergue en todo su "esplendor". Y entrecomillo la palabra esplendor porque la fachada tenia su retranca.

martes, 20 de enero de 2009

Dolor de muelas

Fin de semana cumplidito... en el que la cerveza con Rafa Gambin a punto estuvo de anularse, pues nos enfrascamos con el ordenador en su casa, ya que a la petición de MªCarmen de salir con su foto entre los seguidores de la bitácora (cosa que solo podía hacer ella desde su blog) se había unido la de MD (culo veo, culo quiero...) Finalmente tuvimos éxito y, tanto Rafa con "cordoba1957" y yo abriéndole una ocasional cuenta de bloguers a MªDolores, pudimos cumplir con los deseos de las damas. Pero continuemos con las aventuras en el Camino diciendo que:
Alcanzamos el Crucero de Santo Toribio. Este no es lugar ni monumento demasiado renombrado entre los peregrinos. Pero es un lugar con historia ya que según la leyenda, allí se detuvo Santo Toribio, obispo de Astorga en el siglo V, cuando habiendo sido falsamente acusado de un delito, fruto de las rencillas y politiqueos que nuestra madre iglesia acostumbraba a deparar en otras épocas (incluso hoy día se da algún que otro caso) fue obligado a marchar de su sede. Llegado a este punto, desde el que se tiene una magnifica panorámica como se puede apreciar en la fotografía, y mirando por ultima vez su ciudad, se sacudió las sandalias diciendo entonces, algo resentido, "De Astorga, ni el polvo."
En desagravio, años o siglos mas tarde la urbe acabó por nombrarlo su Santo Patrón. Y en esa misma explanada donde se me puede ver y donde está erigido el crucero y el mirador, se celebra cada año una romería el segundo lunes de Pascua con masiva afluencia de astorganos.
Tomadas las fotos iniciamos la bajada a San Justo de la Vega por una vía empedrada muy cuidada. La cosa había virado hacia el marrón oscuro... y a cada paso que daba mi muela se resentía enviándome latigazos de dolor. Lo que con anterioridad no pasaba de molestia, se había convertido en un intenso dolor muy preocupante. El miedo a tener que suspender mi tramo por un inoportuno dolor bucal se había instalado en mi animo y la preocupación me tenía desorientado y dubitativo. A medida que alanzábamos me fui concienciando que debía buscar una solución, y drástica, al nuevo problema. Todo pasaba por comprar algún tipo de medicamento en la primera farmacia que encontrara, y esta debía aparecer cuanto antes, ya que nos acercábamos a las dos de la tarde, hora de cierre de todo comercio que se precie.
Creí ver el cielo abierto cuando al llegar a la primera calle de San Justo reparé en la cruz verde parpadeante de una botica. Yo de ordinario, siempre tengo en casa alguna caja de Augmentine 875 desde que un dentista me lo aconsejara y resultara mano de santo para mis frecuentes indisposiciones odontológicas. Pero cual no sería mi sorpresa cuando, una vez llegado mi turno en la cola, la farmaceutica me negó la venta del medicamento, argumentando que en Castilla y León no estaba permitida la venta de antibióticos sin receta. Desplegué todo mi encanto... utilicé mi mejor sonrisa... eché mano de mis mejores bromas y chistes.... le explique que era peregrino y que aquello era una urgencia especial... pero "qué si quieres arroz Catalina". Niet. La farmaceutica, inexplicablemente para mi, se mostraba impermeable a mis numerosos encantos y seguía en sus "trece" de no facilitarme solución inmediata a mis cuitas. Me aconsejó que, una vez en Astorga, me dirigiera a urgencias del ambulatorio y consiguiera la correspondiente receta medica. ! Vaya con la lista ¡ Para pasar la tarde en la urgencia de un sanatorio estaba yo... !!No ves que no, petarda ¡¡
Salí maldiciendo mi mala suerte en arameo... pero ahí estaba Esperanza con su mochila y con su bolsita de costado del que, cual cuerno de la abundancia, empezaron a salir tiritas, algodones, un pintalabios rojo del numero 12, una libreta de apuntes, dos bolígrafos, medio croasant del desayuno de dos días antes, un llavero del naranjito con dos llaves de casa... y sorpresa, sorpresa... un sobre de un medicamento anti inflamatorio... que me dijo era por si la menstruación o la menopausia le daban guerra (con casi 60 años, eso hubiera sido un milagro...) El caso es que, sacando la madre que toda mujer lleva dentro, y utilizando la botellita de agua que llevaba también en la bolsa, vertió el contenido del sobre que agitó con un ímpetu y un vigor desorbitado, mandándome que ingiriera sin paladear demasiado. Así lo hice, aunque he de reconocer que con poca fe en aquel medicamento. No sé porque, pero pensé que lo que podía ir bien para la menstruación fracasaría con mi dolor de muelas. Empecé a darle vueltas en la cabeza a mi situación e incluso a sopesar seriamente el pasar una tarde en un hospital de Astorga o ha gastarme los cuartos en una clínica dental que solucionara de una vez por todas mi mayúsculo problema. !!Qué mala suerte, chicos ¡¡

domingo, 18 de enero de 2009

Don Mclean

Y como parece que cada sabado este blog se ha convertido en valle de lagrimas derramadas por la nostalgia de cierta epoca que ya paso y dificilmente volverá (afortunadamente) hoy dejo aquí la canción que para mi es mas emblematica de esos tiempos pasados.
Para mi, American Pie es sinonimo y recuerdo de sabados tarde con el Cine y Disco Forum de los "queridos" HH. Maristas (Qué ilusión, qué ilusión y qué buenos son... los hermanos Maristas que nos llevan de excursión)
De lodens austriacos verde botella, y debajo el Fred Perry aunque se te congelaran los cojones. En los pies sebagos negros... y si eran con pompones mucho mejor.
De los ultimos guateques de la Historia moderna, en casa del amiguete de turno (vamos, vamos, que sus padres van al cine a la ultima sesión)
!! Que tiempos ¡¡... y que canción mas chachi (mas tarde innovamos y ampliamos el termino con el mas actual "queguay") Ninguno sabía lo que decía la letra... el profe de inglés nos hacía traducir otras polladas (el de latín... las putas guerras de las Galias y a Cicerón... pá lo que nos ha servido...) Pero aún así la tarareabamos y cantabamos el estribillo... pronunciado de oidas. Nos sentíamos realmente internacionales... Serrat estaba bien... pero donde esté el American Pie...
Pues ahí queda esta canción. Por favor... si a alguno le entra morriña que le llore a otro que tenga mas cerca...

AMERICAN PIE

sábado, 17 de enero de 2009

PERSECUCION MORTAL

Editado por Alianza Editorial, este libro del año 1.989 de Elmore Leonard hacía presagiar unos buenos y agradables ratos de lectura, pero en sus 333 paginas no se consigue reencontrar con ese autor consagrado, uno de los escritores de novela negra considerado un maestro del género.
No obstante algunas de sus anteriores obras habían merecido ser llevadas al cine por directores tan afamados y consagrados como Quentin Tarantino o los Hermanos Coen.
Sin embargo en esta "Persecución mortal" no aparece ni por asomo el genial y original escritor. Tal vez algunos diálogos irónicos desperdigados, la especialidad de la casa del autor, sostienen algo la trama, pero en conjunto, esta, no se sostiene por mucho tiempo convirtiendo al libro en algo un tanto lineal y sin chispa. Solo un ligero toque de suspense justo hacía el final, que no es suficiente para poder hacer una buena critica o simplemente recomendar un libro y su lectura.
Si acaso algunos pasajes en los que va retratando algunos paisajes de la América profunda y los modos de vida de los aburridos habitantes de los pueblos de la frontera canadiense u otros de las zonas próxima al río Mississipi puedan salvarse del conjunto.
En cuanto a la ironía, solo se hace especialmente descarnada, al igual que en otras novelas del mismo escritor, cuando hace referencia o aparece en escena algún policía. Leonard tiene especial predilección por hacer mofa y escarnio de los guardianes de la Ley. En esta novela la emprende con unos agentes locales del FBI a los que pinta como zafios y chapuceros, medianamente profesionales y pagados de si mismos. Susceptibles de tenerlos cuanto mas lejos, mejor si las cosas realmente se tuercen, como le ocurre al matrimonio protagonista de esta novela. Una pareja normal que tiene la desgracia de encontrarse en el sitio equivocado, en el momento equivocado.
El mensaje de Leonard es claro: Hazlo tu mismo y no esperes que la "bofia" te auxilie... puede ser mucho peor.
En resumen: un libro poco recomendable de un autor, sin embargo, muy reconocido. tal vez escrito en un mal momento o ya en horas bajas debido a su avanzada edad, pues no olvidemos que Elmore es de la quinta de 1.925.

viernes, 16 de enero de 2009

Hasta el Crucero de Sto.Toribio

Aquel paisaje que nos encontramos en medio de aquel pequeño bosque fue un verdadero bálsamo para nuestros maltrechos espíritus. El viento entre las hojas de los arboles competía con el canto de los pajaros y las chicharras. Hasta el rumor del agua nos acompañó por el paseo, cuando atravesamos un riachuelo flanqueado por espigados chopos, dando por añadidura un pequeño momento de frescor a nuestros acalorados cuerpos debido a la extenuante marcha. Tal vez pueda parecer al leer estas lineas, y ver la foto con que acompaño la entrada, que dibujo un cuadro bucólico, lleno de paz y quietud. No es que me haya dado de repente por la poesia. Y sin embargo así habría debido ser si no hubiéramos llevado en las piernas a esas alturas del día mas de 18 kms, aún nos faltaran mas de 6 para acabar la etapa... y yo no hubiera sentido aquel penetrante dolor en la muela. Aún no era cuestión de llamar al 112 o a Salvamento Marítimo... la cosa todavía podía ser tolerable, pero me iba fastidiando cada vez mas.
Para mas contrariedad, ante nosotros se extendía una nueva bajada que llegaba hasta una vaguada, que una vez superada nos haría de nuevo subir una loma... y además los arboles y bosques se habían acabado definitiva y desgraciadamente por aquel día, pues una vez alcanzada la cúspide de la montañita, un paisaje muy distinto se ofrecía a nuestros ojos. Un paisaje extensísimo, yermo y sin vegetación, casi desolado después de haber disfrutado minutos antes de tanto verde y tanto árbol.
Desde arriba eché la vista atrás para ver por ultima vez los bosques que acabábamos de atravesar, que se extendían por una zona mucho mas grande de lo que nos podíamos imaginar mientras lo cruzabamos. A nuestra izquierda, por un lugar alejado de por donde discurría el Camino, un peculiar paisaje sobresalía de entre tanto verde. Como si nos encontráramos por la zona de las Ménsulas, una gran parte de las laderas de un monte ofrecía el mismo aspecto desértico y a la vez de formas curiosas que esa mítica comarca leonesa adquirió tras siglos de trabajos mineros de los romanos en busca del abundante oro que escondían aquellos montes. De esta manera las pequeñas montañas adquirieron un extraño aspecto lunar pues desde entonces allí no crecen ni árbol ni flor, como una especie de queso gruyere, un terreno totalmente horadado y cubierto de infinidad de diminutas cuevas.
Salí de mis ensoñaciones y mis particulares clases de historia. Una larga recta se perdía hasta el horizonte. Y justo en ese momento a Esperanza le entraron ganas de.... ! Bueno, le entraron ganas a secas... no entremos en detalles ¡ Continué andando para otorgar la necesaria intimidad a la amiga, y ya solo, fijé como punto de referencia una extraña torre que se veía muy a lo lejos, donde me detendría para fumarme un cigarrillo.
Una vez alcanzado aquel absurdo "totem" en mitad de la nada, reparé en que se trataba de la señal de un vértice geodésico, señal de registro y observación por parte del Instituto Geográfico Nacional. Me vino inmediatamente un sentido recuerdo hacía mi cuñado Jorge, Catedratico de Geografía Regional y Director del Centro Meteorológico de la Universidad de Alicante. Lo que me recuerda ahora que en breve deberé hacer aquí, en esta bitácora, especial proselitismo del blog que semanalmente escribe en la Revista Quo, ya que MD me lo ha reclamado enardecidamente en varias ocasiones.
De nuevo con los vascos y acabadas las micciones (y otras cosas que no vienen al caso) de la donostiarra, continuamos de nuevo la marcha en grupo. Frente a nosotros el extenso horizonte se acababa con una enorme cordillera, sin duda la Sierra del Teleno y el final de los Montes de León. Sin embargo nada en el programa decía que hubiéramos de hacer alpinismo. En cambio mi guía indicaba que nos faltaba poco para llegar a Astorga... ¿donde estaba pues el puto pueblo?
De pronto el sendero giró bruscamente ciento ochenta grados y nos vimos atravesando un extenso páramo que parecía no llevar a ninguna parte. Recuerdo que me llegaron ramalazos e imagenes en la mente de aquella mañana, a pocos kilómetros de Burgos, cuando atajabamos MªCarmen, Luis Ángel y yo, por las cercanías de la capital burgalesa sin saber si llegaríamos o no. Pero de pronto observamos el movimiento del tráfico en una carretera a lo lejos, y de como nos dirigíamos hacía ella. Un poco mas tarde, y de nuevo tras un giro en nuestra ruta conseguimos ver en la distancia el famoso Crucero de Santo Toribio, e incluso adivinar mucho mas lejos aún lo que creíamos que era la ciudad de Astorga. ! Ni frío ni calor ¡ Mas bien cansancio y yo, sobre todo, un dolor en la muela que me enviaba malos presagios y negros nubarrones para mi continuidad en la ruta.

jueves, 15 de enero de 2009

Mi piedra para Cruz de Ferro

Hacía rato que habíamos perdido de vista a la alemana sevillana. Hacía rato que el sendero se había convertido en un tobogán, con continuas subidas y bajadas. Hacía rato que, a lo lejos, una vez subíamos alguna de aquellas pequeñas lomas, veíamos abundante vegetación, como si se fuera anunciando un bosque. Hacía rato que cierta molestia en una muela me venía preocupando.
El camino, pedregoso desde hacía varios kilómetros empezaba a hacerse monótono. Y de pronto, tras coronar la centésima loma, nos encontramos con una bajada de lo mas empinada. No muy larga. pero realmente agresiva y ya definitivamente con los arboles rodeándonos. Recuerdo que nuestra conversación giró sobre la posibilidad de encontrarnos con algún jabalí o cualquier otra clase de alimaña que se aventurara al borde de la ruta, pues lo agreste y solitario de la zona, la cantidad de matorrales que crecían bajo las encinas y robles hacían presagiar que aquel lugar debía contener abundante caza, circunstancia que nos certificaban los numerosos carteles de cotos privados que nos encontrábamos cada cierto tiempo.
Negociamos la bajada con tiento, manteniendo el precario equilibrio entre piedras, algunas de ellas enormes, y las correnteras y surcos formados por las lluvias. Y cuando nos encontrábamos ya casi al final de la cuesta nos encontramos con un gran peñasco sobre el que descansaban infinidad de otras piedras, mucho mas pequeñas, que los peregrinos habían ido trayendo y colocando allí formando pequeñas pirámides.
Solo las dificultades por las que estaba atravesando Esperanza en la bajada nos hicieron detenernos a esperarla. Y en ese momento mirando distraidamente aquel pequeño batiburrillo de rocas fue cuando reparé en una que parecía tener algún tipo de escritura sobre ella. Curiosee y agarré aquella piedra para encontrarme que los signos, escritos con algún tipo de rotulador indeleble, debían corresponder a algún idioma asiático. Japonés o coreano a primera vista. Completamente ininteligible para mi, pero de cuyo conjunto de letras reparé en una palabra castellana allí escrita... Astorga ¡¡ Y sí prestáis atención a la foto que dejo en la entrada, podréis apreciar como la palabra se ve bastante clara al comienzo de la tercera linea empezando por abajo. Entre tanto garabato infecto... el nombre de la próxima ciudad de cierta importancia que nos encontraríamos en la ruta.
La curiosa piedra nos causó verdadera impresión a los tres amigos, máxime cuando debíamos haber visto, pisado, tropezado, al menos con varios centenares de miles de piedras idénticas en las ultimas horas, no solo sin prestarles la mas mínima atención, sino que veníamos maldiciendolas por importunar nuestro caminar. Y precisamente aquella, que algún peregrino de ojillos sesgados había dejado allí para la posteridad después de haberle dedicado un buen rato a plasmar, vaya usted a saber qué poesía o pensamiento místico de su cosecha.
Inmediatamente recordé que era tradición entre todo peregrino que se preciara, el acarrear consigo alguna piedra para dejarla a los pies de la Cruz de Ferro, un hito del Camino de Santiago que deberíamos encontrarnos dos días después en nuestra ruta. Decidí de pronto que aquello debía quedar depositado entre el millón de piedras que forman una verdadera pirámide junto a la sencilla cruz de hierro. Interiormente, algo me decía que el pobre japonés que la había dejado allí mismo, no se sentiría demasiado contento con mi proceder. Pero con un breve acto de contrición, seguí mis bajos instintos que me impelían con hacerme con aquel objeto y cargué definitivamente con él en mi mochila.
Durante un buen rato me olvidé de la alemana, de las correnteras, del calor, de encuentros fortuitos con jabalíes desbocados. Incluso de aquella molestia que me martilleaba en la boca y que me hacía sentir como si fueran los latidos de mi corazón. Solo pensaba en el coreano o japonés al que acaba de expoliar de manera tan descarada e insensible.
La piedra en cuestión aún tiene mas historia... pero todo a su tiempo. En su debido momento tendrán ustedes cumplida cuenta de ella.
Ahora, solo espero no haber desatado las iras del millón y medio de "chinorris" y que todos ellos se pongan a mandarme malsonantes comentarios afeando mi conducta de aquel día. Pero espero, aún mas, que su venganza no suponga mil ofertas de articulos fabricados en Honk Kong, qué para eso ya tenemos a los ingleses... y sin ir mas lejos... mil tiendas de todo a cien en nuestras ciudades regentadas por sus compatriotas. !!Que se busquen la vida en otro blog... porfa ¡¡

miércoles, 14 de enero de 2009

Hoy va de noticias

No he tenido oportunidad hasta hoy de agradecer al Vecino de Abajo sus elogios a la entrada del viernes. Muchas gracias amigo. Ahora bien, buscar comparaciones con humoristas consagrados de la talla de los que él nombraba me parece una autentica exageración, solo fruto de la amistad mas entrañable o, tal vez, a un mal entendido "Amor de Madre" que le haya podido asaltar desprevenidamente al colega almeriense.
No obstante una felicitación es siempre bienvenida, sobre todo cuando proviene de otro que también suele ser chistoso. Da nuevos bríos para intentar entretener, arrancar una sonrisa, sacar inspiración de donde habitualmente no la hay.
De exagerada también se puede adjetivar la invasión de anunciantes extranjeros que se están colando ultimamente entre los comentarios del blog. Este fin de semana tres nuevos cuquillos se nos han colado en el "nido", y al consabido Jordan Shoes y sus espeluznantes zapatos, se han añadido ahora otros que nos ofertan bolsos de las mas prestigiosas marcas y modelos. Me extraña que en el UK de los cojones, aún no sepan que nosotros, en España, compramos los bolsos glamourosos en el top manta del paseo... !! Sí es que estos guiris no se enteran ¡¡
A los que echo a faltar es a los chinos... es muy posible que no entendieran mi fina ironía de la semana pasada y se hayan enfadado... "fustigándonos con el látigo de su indiferencia".
Pero vayamos a las noticias que me han llamado la atención en los últimos días. Se trata de dos noticias sobre embarazadas.
"Un bebe nace después de que su madre falleciera dos días antes" ¡¡¡?????
Efectivamente, pues en Reino Unido los médicos mantuvieron artificialmente con "vida" a Jayne Campbell (una medallista de oro en patinaje) después de que esta falleciera por muerte cerebral. (no es que los medallistas olímpicos no mueran... simplemente lo puse ahí para que se vea que estoy plenamente documentado y dar empaque al texto) Durante dos días la madre permaneció conectada a una maquina para que su corazón siguiera latiendo, mientras administraban altas dosis de medicación para ayudar a que se desarrollaran los pulmones del feto y la alimentaron por vía intravenosa. El cuerpo resistió durante cuarenta y ocho horas, momento en que sacaron al bebe que contaba con solo 25 semanas de gestación, y que llevara el nombre de Aya (que significa "Milagro") Realmente se puede hablar de un milagro, aunque los médicos, una vez realizada tan excepcional intervención restaron importancia al hecho, ya que desde 1.982 se han llevado con éxito otras 11 intervenciones similares, una de ellas en nuestro país, pues en 1999, en un pueblo cercano a Gijon se mantuvo en similares circunstancias y durante un mes a una mujer en tanto terminara la gestación de su criatura.
Y otra de parturientas... y también en la Pérfida Albión.
"A través de una ecografía realizada durante un embarazo descubren que el feto dispone de dos cabezas. Los futuros padres, desoyendo los consejos médicos, que proponían la inmediata interrupción del embarazo, se proponen continuar con la gestación".
Esta ultima noticia apareció en televisión, y supone cierta lógica extrañeza el que ambos padres deseen alumbrar a tan previsible engendro... a un pequeño monstruo. Hasta aquí nada que objetar... para gustos se hicieron los colores... y si a papa y mama no les importa gastar una verdadera fortuna en boinas... allá ellos con su churumbel de dos cabezas. Pero cuando la noticia y el hecho alcanza su máxima intensidad, su mayor dramatismo, es cuando uno ve por la tele a ambos padres durante una entrevista. La madre tenía un pase... Algo gorda y con los dientes algo separados, pero no asustaba a nadie. Pero amigos... cuando uno se fijaba en el padre... la cosa cambiaba sustancialmente. Digamos... digamos... que era la viva imagen de Macario, el muñeco del ventrílocuo José Luis Moreno. Además... un Macario entre actuación y actuación, quieto, parado, mirada fija y sin mas movimientos corporales que el muñeco en su caja. Dejando a la madre hablar, casi sin pestañear (señal de que la gorda llevaba los pantalones en casa y en la entrevista).
Y ahora viene la pregunta: ¿Han pensado estos dos padres tarados, a mi entender, el problema que crearan al chaval en el cole en un futuro no tan lejano? (y digo chaval, en singular, porque solo habrá un cuerpo... aunque sí dos cabezas). Con la consabida crueldad de los chiquillos a tan tiernas edades, el crío no ganará para todos los capones que recibirá, pues se tiene la seguridad de que ninguno fallará con las collejas a la hora de arrearle, pegues donde pegues, siempre encuentras cabezas... Y por ultimo, ¿Que ocurre si los genes del marido por una vez sacan el genio y el chaval saca el careto horrible y el semblante articulado del padre? Dos cabezas tan feas no hacen presagiar nada bueno. !! Al tiempo ¡¡
Por tanto, si bien en la primera noticia me he sentido en cierto modo emocionado por esa lección de vida, por esa nueva maravilla de la profesión medica... en la segunda me veo en la obligación moral de repudiar la idea de mandar a este cruel mundo a un individuo con tamaña deformidad que impedirá una vida medianamente normal a esa persona (¿O personas?). Salvo que de nuevo la ciencia medica se saque un conejo de la chistera, un nuevo "tour de force" y vuelva a sorprendernos con una de esas operaciones que parecen imposibles y consigan amputar una de las dos cabezas (esperemos que salven al que salga mas guapo... aunque, ya digo que viendo al padre me resulta casi imposible de imaginar)
Asuntos de ultima hora: Anoche me llama la amiga Berin para preguntar si me apunto a la primera etapa del Camino del Sureste de este nuevo año 2009 ¿Como que si me apunto? !! Pues claro... ya lo estoy deseando ¡¡ Y aunque la primera es repetición de años anteriores, entre la Basilica de Santa María y Orito, un rompepiernas aburrido solo hasta las proximidades de la Ermita de San Pascual ya a tiro de piedra del final de etapa, durante los proximos meses se tienen programadas rutas nuevas por la zona de la Marina Alta que enlazaran con la ruta primigenia a la altura de Villena. De nuevo surge la ilusión por caminar y estar rodeado de mis buenos amigos. ! Una gozada ¡ Y otro punto a tener en cuenta... material para alguna que otra entrada del blog.

martes, 13 de enero de 2009

Al servicio de la mujer española

Tras los comentarios aparecidos a la entrada musical del pasado domingo, en el que dos mujeres, dos señoras, me piden incluir aqui a sus cantantes favoritos... y dejandome llevar por esa clara vocacion que siempre he tenido, de ponerme al servicio de la mujer española, dejo aquí cumplida sus amables peticiones.
He de reconocer que el motivo de esa vocación que, en mi reconozco desde mi mas tierna adolescencia, venía motivada por complacerlas a todas en otros sentidos mas espúreos de los que aquí pueda parecer. Siempre había una segunda intención en todo aquello. Como todo hombre, otras cosas me motivaban para ponerme a su servicio... para lo que quisieran mandar.
Nunca me he comido un colín con esta ladina tactica... pero... ! Eso sí ¡ Era uno de los tipos mas populares y mejor considerado por la parroquia femenina, que no dudaba en pedirme cualquier tipo de favores (ninguno del genero que a mi me convenía) en la seguridad de que iban a quedar satisfechas.
De ese modo... he dado varias "Vueltas a España" en coche llevando a las amigas a sus casas despues de salir de la discoteca, habiendo sido denunciado por el sindicato del taxi en varias ocasiones. Gasté una autentica fortuna en "sanfranciscos" para agasajar a mis chicas, para verlas luego marcharse con tipos mas guapos, mas simpaticos o simplemente mas canallas.
He aguantado verdaderos seriales lacrimogenos cada vez que alguna se disgustaba con el novio, y han sido legión las que me han llorado sobre el hombro (y moqueado) mientras yo les daba mis mas sesudos consejos. De esta manera también estuve mal visto durante un tiempo por numerosos psiquiatras argentinos y la asociación nacional de alcahuetas.
No me extenderé. Sirva simplemente mi imagen en cualquier foto para comprobar la cara de tonto que se me quedó de aquella epoca.
Y llegados a este punto... yo continuo con mis malas experiencias a cuesta... y basta con que me pidan a Camilo Sesto y Serrat para que pierda el culo buscando las canciones mas adecuadas para mis solicitantes. No sé si he colmado sus anhelos. Pero al menos he buscado videos en los que se les ve a ambos jovenes y lozanos, en sus mejores epocas.
Algo de mi, como dice la canción de Camilo. Y Caminante de Serrat, como lo que soy y motiva principalmente la dinamica de este blog.
VA POR USTEDES SEÑORAS MIAS.

JOAN MANUEL SERRAT

CAMILO SESTO

domingo, 11 de enero de 2009

BEE GEES

Hace un par de fines de semana amenacé con poner aquí a Luis Aguilé. Creo recordar que fue durante una crisis que me dió de retrospectiva y añoranzas de tiempos pasados.
Soy cruel... pero no tanto. Con lo que el que quiera ver corbatas horteras que vaya a las rebajas que ahora es la epoca.
En cambio he elegido a los Bee Gees... que si bien no es del todo cruel, sí que da algunas ideas sobre lo mariconcete que puedo llegar a ser... a veces.
Y sin embargo, qué bien que nos sonaban en los años 70 cuando estaban en pleno auge. Qué bien que lo pasabamos en las discotecas con los tres hermanos, emulando a Tony Manero los sabados noches.
El que esté libre de pecado... que tire la primera piedra... y ya está.

STAYIN' ALIVE

sábado, 10 de enero de 2009

LA CHICA QUE SOÑABA CON UNA CERILLA Y UN BIDON DE GASOLINA

Hace apenas un par de semanas comentaba aquí el primer libro de la serie Millenium, del escritor sueco Stieg Larsson, leído siguiendo los consejos de un visitante ocasional de este blog, el barcelonés José Luis Romero.
Hace apenas un par de semanas hablaba maravillas de aquel primer libro y me prometía conseguir cuanto antes las otras dos obras del autor nórdico. Las fiestas navideñas y sus regalos han propiciado que recibiera la segunda parte de las historias iniciadas con aquel "Los hombres que no amaban a las mujeres", libro que se ha convertido en uno de los mas leídos, num,ero uno en ventas el pasado diciembre.
Este segundo, "La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina" empieza donde acababa el anterior. Con los mismos personajes sobre los que giraba la trama argumental, el periodista e investigador Mikael "Kalle" Blomkvist, el resto de integrantes de la revista Millenium (que da nombre a la serie), Dragan Armanskij el director de la agencia de seguridad, y sobre todo la verdadera heroína Lisbeth Salander, que de nuevo con su estrambótica y nada usual personalidad, se restañe las heridas de amor en una playa Caribeña.
Nuevos personajes van apareciendo, nuevas situaciones y un nuevo, también, caso que investigar que poco a poco va enredándose, hasta el punto de llevar a la policía a señalar a nuestra Salander como principal sospechosa de unos desconcertantes crímenes.
A lo largo de la novela vamos conociendo nuevas señas de indentidad y aspectos del pasado de la protagonista, a medida que sorprende de nuevo la forma tan sencilla y a la vez cautivadora que tenía el ya fallecido Stieg Larsson.
Y de nuevo, como sucediera con el anterior, el libro nos engancha de tal manera que se nos hacen insuficientes las 749 paginas, deseando que no se acabe y nos siga entreteniendo con su cuidada trama y alguna que otra sorpresa inesperada.
Sin duda que este segundo libro también alcanzará cotas de record, y se convertirá igualmente en Best Seller, pues el suspense, o mas bien la curiosidad que nos crea por conocer mas cosas no decrece en ningún momento. No resulta imprescindible haber leído el primer libro. Aquí y allá, Larsson nos deja caer algunos datos y algunas referencias necesarias y suficientes para continuar con la anterior trama sin que desmerezca o deje perdido al lector en la segunda entrega.
Un libro (ambos libros) imprescindibles para sumergirse en una lectura entretenida y muy adictiva.
Ahora solo queda esperar la próxima publicación del ultimo Millenium, el titulado "La Reina en el palacio de las corrientes de aire"... Incluso los títulos son originales en este portentoso escritor sueco, y van teniendo su cumplida explicación y su porqué a lo largo de la historia.
El libro que fue editado por primera vez en 2.006 forma parte en esta nueva tirada de 2008 de la colección Ancora y Delfín que edita Ediciones Destino, y no defraudará a ninguno que se decida y atreva con él.

viernes, 9 de enero de 2009

La alemana sevillana

Allí sentado, a 10 kms. de Astorga, esperando que llegara aquel peregrino que se movía lentamente en la lejanía.
En este punto he de decir que siempre he sentido cierta envidia, esta vez nada sana, de mi amigo Rafa el vecino de abajo. En sus dos Caminos completos realizados tanto en 2005, como en 2007, siempre ha coincidido y compartido camino con bellas señoritas. Y yo con Esperanza... ni bella, ni señorita.
Recuerdo del primer año a Rafaela la joven holandesa. Luego, mas adelante, ya sin nuestra compañía, a cierta brasileña que le estuvo haciendo soñar durante varios meses, que creo se llamaba Iris. De la ultima escapada a la ruta, la del 2007, sin duda Jani, una canadiense alpinista, fue la que le impactó mas. Incluso me mandó una foto de la chica... para marcar estilo y ponerme a mi los dientes largos. Cualquiera de ellas pasaba inmediatamente a convertirse en la posible madre de sus futuros hijos... vana ilusión... pero al menos andaba con cierta sonrisa tonta en la cara. Yo nada de nada.
Y en esos etéreos e inútiles pensamientos me hallaba, cuando los rasgos del cansino peregrino se fue haciendo definitivamente mas nítidos. No era peregrino. ERA PEREGRINA ¡¡¡
Debo reconocerlo, y a pesar de que esto me puede acarrear serias complicaciones esta noche con MD... me puse nervioso... como un flan. Me quité la gorrilla de capitán de fragata... me atusé el pelo... ! coño con el pelo... debí peinarme mejor esa mañana al levantarme ¡ ¿Y la ropa interior? ¿Cuando fue la ultima vez que me la cambié? ! Qué mal rato ¡ Me pasé la lengua por los dientes, no fuera que me hubieran quedado miguitas de pan. Me olí bajo los brazos... !! Joder... que peste...y ya no había solución ¡¡ Y finalmente me quedé ahí sentado, con mi mejor sonrisa y gesto interesante.
La chavala... porqué era jovencita, casi en edad casadera, era un autentico bombón (esta noche me la "gano"... seguro) Rubita, bien proporcionada y contorneada, sin faltarle de nada.
Los vascos la saludaron y ella, pizpireta, se acercó quitándose la mochila de la espalda. !! Señor, como se quitaba la mochila...¡¡ Qué estilo, qué sincronización de movimientos, qué elegancia...¡¡
Yo me hice el despistado... " ! Ah ¡ Hola, qué tal ?" Como si acabara de verla y no llevara media hora controlando el asunto... y de nuevo utilizando el recurso interesante, saqué mi cámara con gesto displicente, como si realizara ese gesto cotidianamente... sin darle importancia... y en el primer descuido de la chica... !! Toma foto ¡¡ !! Toma... vecino de Abajo...¡¡ que en cuanto pille un ordenador te la mando para que sufras y te retuerzas de rabia, y veas que yo también sé lo que es un "colín".
La chica estuvo descansando solo un momento, el tiempo justo de ver que era todo aquello y salir del mosqueo que planteaba el espantapájaros a todo aquel que se iba acercando al lugar. De nuevo se encasquetó la mochila e hizo amago de continuar la marcha de nuevo sola. !! No lo podía consentir ¡¡ Así que cogí mi mochila rápidamente, no se me fuera a escapar, y también me puse a andar.
Los cuatro iniciamos una conversación. La chica era alemana... algo malo tenía que tener... pero, y pasmense todos ustedes, !! alemana de Sevilla ¡¡ Sí, así como suena. La muchacha, que debía tener unos veintidos años, vivía desde hacía veinte en la capital andaluza, donde trabajaba su padre y vivía su familia.
¿ Ya he dicho que era un bombón? ¿Sí? Pues además un bombón rubio alemán con acento andaluz que la hacían aún mas encantadora. (Como sé que ya me la he "ganado" con MD... y puesto que de perdidos, al río... yo echo el resto)
Resultó que había salido en avión desde Sevilla hasta Bilbao. Luego en tren había llegado hasta Hendaya, donde había tomado el trenecito hasta Saint Jean-Pied-de-Port, donde había empezado su camino (!! Angelito ¡¡) Caminaba sola desde entonces ya que gustaba de seguir su propio ritmo (Recé fervientemente al Apóstol por que cambiara de manía y continuara con nosotros) y nos contó algunas anécdotas sucedidas a lo largo de la ruta a las que yo intenté añadir las mías, infructuosamente ya que el dialogo era compartido con el matrimonio donostiarra.
Anduvimos así, en agradable charla, durante un par de kilómetros...
Y de pronto, como si se hubiera acabado el tema, como sí yo no hubiera podido relatarle mil y una aventuras suculentas, como si el Apóstol Santiago estuviera comunicando y no hubiera escuchado mis preces... la chica se despidió de nosotros, argumentando que tenía prisa (¿¿ prisa ??) y que quería llegar aquel día hasta El Ganso... a 20 Kms de donde nos encontrábamos.
Y es así como de nuevo me encabroné con los guiris... que nunca están cuando los necesitas o quieres contar con ellos... incluidas las jovencitas alemanas con gracioso acento andaluz.
La vi marchar con el corazón "partío". Su mejor sonrisa en el rostro en el momento de la despedida... y un segundo después... solo la visión de una fea mochila.
No era broma cuando la tía dijo que quería seguir su propio ritmo. En apenas unos minutos nos había sacado un centenar de metros. Y unos minutos mas tarde aún... ya era historia, desapareciendo por un recodo del sendero. Pero al menos me quedaba la foto, que de paso os dejo ahí en la entrada, y el consuelo de saber que algún día podría joder a mi amigo de Almería, con saña, haciendo sangre al relatar esta inolvidable experiencia.
Con la misma saña, despiadadamente incluso, como me tratará MªDolores una vez lea estas lineas.

jueves, 8 de enero de 2009

Extraño espantapájaros

Nos quedamos en mi ultima entrada, relatando los pestilentes efluvios que emanaban de algunas granjas a la salida de Santibañez de Valdeiglesias. El terreno, agreste y antipático, lleno de zanjas que el agua había ido realizando en incontables riadas tras las lluvias, iba empinándose y dificultándonos la travesía.
Volvimos la vista atrás y pude observar la carreterita por la que habíamos llegado al pueblacho. El sembrado de calabazas se veía extrañamente verde desde la altura y la distancia. Una mancha entre tanto terreno ocre y de secano. El pueblo había quedado atrás y también aparecía como un borrón del que solo sobresalía la espadaña de su iglesia. Y ante nosotros, mas de lo mismo, terreno yermo en espera de la siembra, piedras, surcos donde doblarnos los tobillos y solo algunos arboles a nuestra derecha, formando un pequeño bosque que sin embargo iba alejándose de nosotros a medida que alanzábamos. Y el sol pegando fuerte.
Durante un buen rato fuimos transitando de esta manera. Esperanza tenía ganas de hablar... yo no tantas de escucharla. Y decidí escapar, mediante la típica huida hacia delante, abriendo la marcha en solitario a pesar de alguna que otra dura rampa de la subida aquella. Una vez coronada la cima de aquella loma, de nuevo un paisaje extenso y aburrido se nos ofrecía a la vista. Me entretuve calculando mentalmente los kilómetros recorridos esa mañana y lo que aún nos faltaba para acabar. Dejé inmediatamente los cálculos, no fuera que me deprimiera, pues apenas debíamos haber pasado la mitad de la etapa y todavía debían quedarnos un par de horas de caminata.
Una ligera bajada parecía que nos llevaría a una nueva subida. Aunque aquella parecía diferente, pues desde la altura, de nuevo pude apreciar que nos dirigíamos hasta una zona de abundante arbolado, donde seguro podría esperar a mis compañeros y descansar durante un rato a la sombra.
Poco a poco, la nueva meta que me había impuesto, que no era otra que la de llegar cuanto antes hasta los arboles, se iba cumpliendo y para mi sorpresa vi desde la lejos como un peregrino esperaba de pie, como una estatua y miraba el paisaje. Durante varios minutos estuve observándole... ! el tio no se movía ¡ El paisaje podía ser bonito, al menos interesante, pero no era para tanto... incluso me volví por si yo me estaba perdiendo algo... solo campo y piedras y mis dos vascos en plena conversación, mas que andando, arrastrándose. Sin embargo el "gachó" no se había movido ni un solo centímetros desde hacía un buen rato.
Y cuando estaba a menos de cincuenta metros de él, me di cuenta que no era "él" sino "eso". Un extraño espantapájaros, mas bien un monigote que alguien había plantado allí y que infinidad de peregrinos se habían entretenido vistiéndolo con toda clase de complementos. Respiré tranquilo, pues había temido por momentos que aquel fuera uno de tantos frikies que de vez en cuando te topas por el Camino... y uno, que no está del todo sano y bastante tiene con lo suyo, teme encontrarse y tener que entablar tertulia con algún pirado.
Una vez ya en el sitio, me descargue de mi pesada mochila, encendí el consabido pitillo y me puse a dotorear todo aquello. La fotografía que adjunto en la entrada da una idea de lo que había allí montado. Bajo los arboles se había colocado una mesa de madera y unos bancos.
El espantapájaros, o lo que fuera aquello, parecía recién salido de las tiendas Decatlón... gorra, pañuelos, camiseta, sudadera, varios pares de botas y chanclas, su bordón y hasta pantalones... Un auténtico Capitán Tapioca de casi dos metros de altura y de lo mas sonriente, pues alguien había tenido el tiempo y los santos cojones de pintarle cara y todo.
Alrededor, con montículos de piedras, se habían formado tres o cuatro recuadros que aseguraban otros tantos carteles con diferentes escritos, poemas y bromas, como si aquello fuera el santuario de los maniquies.
Esperanza, en cuanto llegó, dio una autentica batida por el contorno por ver si conseguía rapiñar alguna cosa. Desde que el año anterior se había encontrado un colgante olvidado por algún despistado prendido en un árbol cerca de Boadilla, no perdía ocasión de repetir experiencias y ampliar su colección de objetos inútiles. Momentos mas tarde, sacaba de su mochila tres trocitos de pan con mantequilla y mermelada, que sin duda había tenido la ocurrencia de cargar desde el desayuno de San Martin, y por fin hube de reconocer que a veces tenía ideas bastante buenas, mezcladas con otras un tanto dudosas.
Allí estábamos, descansado en los bancos y dando cuenta del pequeño almuerzo, cuando a lo lejos vimos acercarse a un solitario peregrino. Yo, por si acaso, engullí rápido mi trozo de pan, no fuera que hubiera que compartirlo con el nuevo personaje, y esperé a que fuera acercándose.
Había sido poco bocadillo... apenas un cachito... pero habíamos repuesto fuerzas que era de lo que se trataba, al mismo tiempo que nos habíamos dado un buen descanso de casi un cuarto de hora.

miércoles, 7 de enero de 2009

De chinos y marketing

Hoy es un día especial. Mi amigo Rafa, por fin ha conseguido que le empiecen el tratamiento. Hoy a las dos de la tarde, con la careta antiradiaciones que le tenían confeccionada desde hacía ya demasiado tiempo, ha tenido su primera sesión de ataque al "bicho" de la cabeza. Algo mas de 15 minutos han bastado para esta primera sesión... algo de dolor por la dura y angulosa protección facial, algo de ruido ensordecedor del cacharro en pleno funcionamiento y los lógicos nervios del primer día en tan novedosa guerra contra el cáncer. El tio está hecho un chaval con zapatos nuevos... olvidados ya esas insufribles semanas en las que parecía que se habían olvidado de él y dispuesto a cumplir con las, en principio, 15 actuaciones de "los rayitos" como dice él. Todos esperamos que la cosa vaya de maravillas y podamos pronto recordar este episodio conjugado en tiempo pasado. En tiempo futuro aun nos quedará el asunto de la colonoscopia... todo a su tiempo...
Hoy no pensaba escribir. Estoy de lunes, como suele decirse. He mirado por primera vez el calendario del 2009 y... no he visto fiestas hasta Marzo, por San José... Yo me deprimo facilmente... y con tantos días aún por delante... con este frío que se nos viene encima... en fin... que me vengo abajo y me entra la desgana de escribir.
Veo los comentarios aparecidos en mi blog en la ultima semana y compruebo anonadado como hemos sido acribillados por todo tipo de guiris, con sus asuntos de rebajas de Enero.
Quien quiera comprarle zapatos a "Jordan Shoes" no tiene mas que entrar en su pagina web. Aviso que son horribles... tan horribles como lo puedan ser unos zapatos ingleses... llenos de colorines y solo útiles si uno debe acudir a una de esas estúpidas y kafkianas bodas inglesas que aparecen en ciertos correos.
También de Inglaterra, y en plena vorágine de marketing consumista, nos llegan los comentarios de "Handmade jewelry"... Esta no se anda por las ramas y nos ofrece un surtido muestrario de todo tipo de carísimas gemas y collares. Casi prefiero a aquel gilipollas que quería vendernos hace unos meses sus aspiradoras y artículos de ferretería...
Y los comentarios, una vez se utiliza el traductor que muy oportunamente coloqué en el blog, no tienen desperdicios... Que si el blog es algo frío... Que si le falta algo de amor... !! ¿Pero que sabrán estos del Camino de Santiago? ¡¡ Para amor y calenturas que lean a Corin Tellado... ¿o no?
Yo siempre he tenido la delicadeza de dar la bienvenida a mis nuevos lectores. Siempre he creído que era de bien agradecido tener un pequeño detalle con quien entraba por primera vez en mi blog y he cuidado con esmero esos pequeños detalles.
Pero cuando sí que he flipado... cuando se me han roto todos los esquemas... ha sido cuando he visto los cuatro o cinco comentarios del chino...
!! Vamos a ver ¡¡ Por favor... (Mirad todos que os lo pido por favor)... Que yo quiero ser simpático y ocurrente. Que me gustaría mucho dedicaros a todos unas pocas lineas cuando entréis aquí por vez primera. Pero también sé que sois mas de mil quinientos millones de chinos... con lo que os pediría que fuerais viniendo de uno en uno... Un día uno... otro día otro... así... con calma... tránquis... Porqué como os dé a todos por entrar en mi blog a la vez... vamos a tener serios problemas y voy a acabar por enfadarme... Qué el que avisa no es traidor, es... avisador....
Y hablando de chinos... Coloco hoy una foto de una piedra cogida un poco antes de llegar a Astorga. Como vereis esta totalmente llena de escrituras... china, japonesa, coreana... o qué sé yo. La piedra tiene su pequeña historia, y a lo largo de las siguientes entradas la iré contando. Incluida las impresiones que suscitó a la Guardia Civil del Aeropuerto de Labacolla en Santiago. !! Pa habernos tenido que quedar allí esposados ¡¡

martes, 6 de enero de 2009

CUESTION DE HONOR

Gavin O'Connor, el director y guionista de este film policíaco es además, hijo de policía de Nueva York, con lo que algo deberá saber sobre los delitos y faltas de los hombre de azul de la gran manzana.
La película sufrió mas de un revés para poder estrenarse. Escrita en 1998, primero hubo de postergarse a raíz del 11-S y a que la sociedad USA quedó en carne viva tras los atentados y se hacía difícil ensuciar la imagen de la Policía de Nueva York. Se rodó entre febrero y junio de 2006, pero un descalabro económico de los estudios retrasó de nuevo su salida hasta finales de 2008 que es cuando finalmente a visto la luz.
Nos encontramos con una familia de policías. Mas concretamente con un madero tonto, otro malo y con el inefable poli bueno, quien deberá decidir y escoger entre la lealtad al Cuerpo o a su propia familia.
Las escenas de acción y sobre todo de violencia se adueñan en todo momento de la película. Casi como si los casos de corrupción, los asesinatos y ajustes de cuenta fueran de lo mas normal en la vida real... y así debe de ser, ya que el discurso del patriarca del clan, apunta a que todo puede arreglarse si uno se toma su tiempo y no actúa por la heroica. Cualquier cosa puede solucionarse, tal y como se ha hecho siempre...
Nos encontramos con un submundo realmente sórdido en el que el mas fuerte o simplemente el mas astuto o atrevido consigue hacerse un sitio en primera fila y completar la nomina para llegar a fin de mes. Caiga quien caiga.
Solo una escena, en mas de dos horas de película, consigue hacernos olvidar que estamos entre machitos de gatillo fácil, y nos lleva a dejar aflorar algún tierno sentimiento, algo con un poco de nobleza como es el silencioso llanto de la madre en fase terminal de su enfermedad ante la imagen de sus dos hijos durmiendo. Una impactante escena, única concesión al sentimentalismo que se permite la película; breve, concisa, pero un instante de terrible fuerza interpretativa.
El elenco de actores, soberbio. Con un John Voight en el papel de jefe de detectives que intenta nadar y guardar la ropa, también a caballo entre su profesión y sus hijos. El personaje de Noha Emmerich un tanto ambiguo y hasta prescindible, jefe del grupo pero inmersos en sus propios problemas y que hace la vista gorda, permitiendo "hacer" a sus manzanas podridas, solo al final y llevado por las circunstancias decidirá intervenir como se espera de un guardian del orden. Colin Farrel en un personaje no del todo definido, hasta el punto de llegar a resultarnos simpático a pesar de la violencia que emana de todas sus acciones. Y finalmente Edward Norton, como siempre experto en representar emociones sin que apenas se note que esta actuando... como si fuera un actor que es así, tal y como lo vemos, natural y convincente. Todos ellos hacen de la película un film de hombres y para hombres, donde la testosterona rezuma por la pantalla en acciones y escenas llevadas al extremo en cada momento. Y si bien la historia que nos cuenta ya la hemos visto antes en infinidad de peliculas similares, no cabe duda que esto lo suple con unas inspiradas escenas de acción, unos diálogos potentes y dramáticos y unas actuaciones muy logradas en su conjunto, consiguiéndose una obra redonda y muy entretenida que nos deja fijos en nuestras butacas durante las dos horas de su metraje.
Una peli dura entre tanto dibujo animado propio de estas fechas navideñas, pero que nos gustó sobremanera, y a la que asistimos en compaña de Nukis, la nueva amiga del blog.

lunes, 5 de enero de 2009

Os Reiseiros

Es muy particular la tradición popular de los "Reiseiros" a lo largo de las poblaciones que salpican la serranía de O'Cebreiro. Una tradición que parece acercarse ya a los tres siglos de existencia, según documentación que aclaran que ya en el siglo XVII se celebraban por esas tierras para exaltar la festividad de los Reyes Magos.
La tradición de "Os Reiseiros" se escenifica por medio de cinco personajes que conforman una comitiva que recorre desfilando, cantando y bailando a lo largo de las distintas parroquias del municipio de Piedrafita de O'Cebreiro, muchas de ellas en pleno Camino de Santiago, a los cuales se les unen un buen numero de vecinos, grupos folclóricos, estudiosos de antropología así como buen numero de representantes de medios de comunicación.
Predomina en la celebración el sentido religioso que impera durante los días 5 y 6 de Enero, fechas de los desfiles, que solo se suspenden los años en que la nieve hace imposible el transito de personas y vehículos.
La comitiva resulta extraordinariamente vistosa por su colorido y cantos. Usan los Reiseiros vestimentas multicolores y cantan para solicitar a los vecinos aquellos productos gastronómicos típicos del lugar, como dulces, quesos, lacón y chorizo preferentemente.
De los cinco personajes destacan sobremanera "O Carantoña" que tapa su cara con una piel de oveja; Y "O Mochilleiro" quien va recogiendo en el saco que porta los aguinaldos, que son las viandas que les van dando en los distintos hogares que visitan.
Una vez recogido el legado, la mayor parte es distribuida entre las familias mas necesitadas del contorno. La parte restante se reserva como degustación popular, que se ofrece a todos los parroquianos dentro de un brillante festival final que suele celebrarse en la iglesia de Hospital de la Condesa, mediante una merienda-cena, regada de buen vino de la comarca y con un baile bastante prolongado.
"Os Reiseiros" como comparsa popular, emula a los Reyes Magos en su festividad y son representados por los otros tres personajes de los cinco que completan el cortejo.
Forman el grupo personas mayores, algunos incluso sobrepasan los 70 años de edad, muy acordes al papel que representan de personas venerables. Sin embargo esta propia característica contrasta con el peligro de la propia supervivencia de Os Reiseiros si no entran a formar parte del grupo gentes mas jóvenes, aunque se confía en que pronto habrá recambio generacional para que esta importante pieza antropológica y folclórica de la zona de la montaña lucense siga viva por mucho tiempo, capitaneados por el Padre Jesús Mato, párroco de buena parte de las iglesias de la zona, quien rescató del olvido en 1.995 esta simpática ceremonia, suspendida desde la Guerra Civil.
(Extracto del articulo de Victor Vilarabid, en la Revista Peregrino nº 120 de Diciembre 2008)

domingo, 4 de enero de 2009

BELIEVE

CHER

Hacía tiempo que quería poner a Cher en este espacio de videos musicales de los domingos. Con casi 60 años a cuestas y operada hasta de las uñas de los pies, sigue siendo icono de todo gay que ande contoneandose por este mundo (excepto en España, donde la reina aun sigue siendo Monica Naranjo) Retirada de los escenarios desde hace casi 10 años, seguro que anda metida en algun frigorifico esperando la ocasión para volver a la carga en cuanto menos nos lo esperemos.
Recuerdo que cuando salió este disco... alguien me lo regalo... no recuerdo quien... seguro que me vería pinta de mariquita... pero a mi me encantó. Recuerdo también que por aquel entonces acababa de conseguir las llaves de mi nuevo piso (que me había vendido a mi mismo, ya que trabajo en una promora de viviendas). Andaba con las limpiezas tipicas de cuando estrenas casa. El caso es que me ponía en la minicadena el disco de Cher... y no querais saber como se me daba limpiar los cristales al ritmo de esta canción... esponja para arriba... esponja para bajo...
! Vamos, que hasta los limpié por las dos caras ¡
El problema es que la oferta de minicadenas en el Carrefure era un tanto engañosa... y a los pocos meses se estropeó y no he vuelto a conseguir que sonora. Resumiendo: que hace casi 10 años que no he vuelto a limpiar los cristales de casa. !! Con las bonitas vistas que debe haber desde mi ventana ¡¡
El caso es que siempre que oigo a Cher... pienso en cristales... Pienso "hacermelo ver" un día de estos. Prometido.

sábado, 3 de enero de 2009

EL ASESINO DE LA CARRETERA

Libro de James Ellroy escrito en 1.986 y publicado por primera vez en España este pasado 2.008 por Ediciones B.
Con sus 334 paginas, esta obra debe situarse entre las de su primera época como escritor. Justo antes de iniciar su famoso "Cuarteto de Los Ángeles" que le encumbró como autor de policíacos intensos y adictivos, y en el que los críticos literarios le colocaron el marchamo de heredero de los maestros del genero, Hammett y Chandler.
Mas tarde, ya con la "Trilogía americana" inició una nueva forma de contar sus crudas historias con un giro brutal en su estilo. De manera telegráfica, redundante, difícil de leer, pero siempre de manera corrosiva y critica, con esa aplastante evocación del lado mas sórdido de su ciudad, Los Ángeles, y en general desgarrando y atacando la falsa cultura americana, que le granjeó otro nuevo titulo, el de "perro rabioso de las letras americanas.
Estamos por tanto con un libro de su primera época y por tanto, de fácil lectura. Escrito en su mayor parte en primera persona, con un sádico asesino contando sus atrocidades a medida que las va perpetrando a lo largo de varias décadas, y sus aún mas terroríficos pensamientos, propios de una mente enferma. Retratándose abiertamente, fragilidades incluidas, con sus espeluznantes pesadillas que impactan de una manera terrible y demoledora durante su lectura. A medida que nos adentramos en la enferma personalidad de este increíble, frío, duro y motivado criminal, alcanzamos a percibir el arte de James Ellroy para plasmar en letras todo el horror que la condición humana, en su vertiente mas negativa puede generar, confirmando mal que nos pese que el mal existe en su estado mas puro y depravado.
Y ese mismo arte literario en manos de Ellroy tiene el poder de intranquilizarnos, producirnos miedo y removernos las tripas, de manera que llegamos a ver peligrar nuestras apacibles y normales vidas, en un mundo en el que nadie parece estar totalmente a salvo de la barbarie y la locura de algunos de nuestros semejantes.
Las partes de la trama que escapan a nuestro insano protagonista las resuelve el autor con su habitual recurso de los artículos de prensa. Aquí además, utiliza cada cierto tiempo entradas de un diario personal que escribe un investigador del FBI quien, tras el discurrir de los años, dará con el sistemático y perverso criminal. Ante las monstruosidades de las que va siendo conocedor, intuimos el cambio que se va produciendo en su percepción de la misma vida, y de como todo ello le va afectando fatalmente.
Una lectura compulsiva, pero enormemente entretenida a pesar de la morbosa trama, con unos personajes extrañamente reales. Un libro duro, contundente que por momentos hierre como una cuchilla, como un afilado bisturí. Un libro difícil de olvidar.